PARQUE LELOIR, UN BARRIO DE QUINTAS QUE SE TRANSFORMA CON COMERCIOS Y UN HOTEL CINCO ESTRELLAS


Es el segundo pulmón verde del GBA y los vecinos dicen que las obras, que se aprobaron antes de la renovación del Concejo Deliberante, modificarán por completo la fisonomía de la zona.

Ocurrirá lo que vecinos y proteccionistas vienen denunciando desde hace meses: pese a las críticas y a las protestas, se llevará a cabo la construcción de un mega proyecto inmobiliario dentro del perímetro de una de las reservas verdes mas grandes de Buenos Aires. Se trata de Parque Leloir, en Ituzaingó.

El proyecto tiene como eje a una cadena hotelera internacional, pero también habrá restaurantes, locales comerciales y viviendas. Y un centro de convenciones, 620 cocheras subterráneas y una terminal de trasbordo de minibuses para trasladar a la gente desde y hacia Capital y al Aeropuerto de El Palomar.

Seis meses atrás la cadena Hilton negó que estuviera detrás de este proyecto. Sin embargo, en estos días realizó una reunión con el equipo de desarrollo y luego se informaron los detalles de la futura obra a la prensa. Sucede que este mega emprendimiento genera mucha preocupación entre los vecinos del barrio.

La preocupación vecinal no es nueva. Sino que este proyecto es el que a fin de 2017 encendió todas las alarmas: como sucede en buena parte del conurbano bonaerense, en Parque Leloir no hay redes cloacales. Por otro lado, existe una extensa y enorme arboleda, con especies centenarias, por eso se la ha reconocido como un Area Protegida. Después del Parque Pereyra Iraola (en Florencio Varela), es el segundo pulmón verde de la provincia. Histórico barrio de casas quintas de fin de semana, hoy muchas familias viven en él y asisten a una transformación que los abruma.

Al ritmo en que crecen los proyectos, parece difícil sostener la protección de la arboleda que caracteriza al barrio. Es decir, la identidad puede terminar invisibilizada. Tanto el municipio como el Concejo Deliberante han promovido, el primero, y aprobado, el segundo, todas las construcciones. Aún con excepciones.

El eje de este desarrollo es la calle principal del barrio, Martín Fierro, a la altura de Del Cielito. Pero el impacto se expande hacia las transversales también hacia las calles que corren de manera lateral, a un lado y al otro de la avenida.

“Este proyecto se aprobó, con excepciones al código de ordenamiento urbano, en el Concejo Deliberante de Ituzaingó pocas horas antes del recambio de concejales. Y pocos días después se aprobó un nuevo código, que tampoco hubiera permitido construir este emprendimiento”, explicó Arturo Curatola, un vecino del barrio.

“Los desarrolladores presentaron un estudio de impacto ambiental pero no tuvimos tiempo de argumentar porque a los vecinos nos dieron una semana de tiempo para hacer observaciones. No teníamos dinero para contratar profesionales,nos tomaron por sorpresa. Sí recurrimos a la Justicia, pero la jueza se declaró incompetente y en abril la Corte le ordenó a la misma jueza que se haga cargo”, se lamentó el vecino, frente al “peloteo” al que fueron sometidos.

Desde el punto de vista de los desarrolladores, el sitio no puede ser más tentador: está cerca del aeropuerto El Palomar -revitalizado por los vuelos low cost-, a metros del Acceso Oeste y muy cerca al Camino del Buen Ayre, que en estos momento se encuentra en expansión, ya que llegará hasta la Autopista Buenos Aires – La Plata.

“La inversión será cercana a los 70 millones de dólares. El equipo de arquitectos desarrolló el master plan incorporando la añosa arboleda y el manejo forestal estará a cargo de una empresa líder en este tipo de obras. El estilo que tiene el lugar, similar a Cariló, y la predominancia de verde en su entorno, convirtieron a Parque Leloir en uno de los rincones con mayor presencia de oficinas, locales, restaurantes y empresas”, explicaron desde Romay Desarrollos Inmobiliarios. El hotel tendrá 72 habitaciones y aseguran que algunos reconocidos restaurantes ya confirmaron su llegada al complejo: entre otros, Kansas, Negroni y Le Pain Quotidien.

El ambicioso proyecto lleva el nombre “Thays Parque Leloir”. Sucede que se cree que el paisajista francés Carlos Thays -el mismo que dotó a la Ciudad de la maravillosa arboleda multicolor que la distingue, un hombre moderno y evolucionado que, entre otros logros, rescató del olvido a la yerba mate, que estaba a punto de desaparecer- fue quien diseñó también este barrio. Sin embargo, esto no es cierto. Carlos Thays (bisnieto del paisajista) confirmó a Clarín que no existe documentación al respecto: “Mi bisabuelo documentaba todos sus trabajos. Ya realizamos una oposición ante el INTI (el organismo certifica marcas) porque consideramos que se utiliza el nombre con fines comerciales. Yo no soy el dueño de la historia de mi bisabuelo y de su memoria. Al contrario, me encanta que se lo recuerde y se valore todo su trabajo, pero claramente no me gusta la intención comercial de la utilización del nombre”, sentenció el también paisajista.

Anterior TRES DE FEBRERO: LOS VECINOS YA PUEDEN VOTAR QUÉ OBRAS QUIEREN PARA SU BARRIO
Proxima MORENO: HABRÁ WIFI GRATIS EN ESCUELAS, SALITAS Y DEPENDENCIAS MUNICIPALES